Cómo agarrar correctamente el lápiz

El lápiz es nuestro mejor amigos como dibujantes y artistas, saber sujetarle correctamente es fundamental para poder hacer grandes obras maestras del arte. No sólo nos evitaremos molestias y dolores musculares, haremos que nuestros trazos sean más firmes y seguros, que nuestra línea se realize con mayor habilidad y afinidad. No sólo es relevante para el dibujo, también para la escritura, desde nuestra infancia debemos aprender a manejar correctamente un lápiz, podremos valernos de adaptadores ergonómicos de lápices para esto. ¡Aprendamos sobre el lápiz y cómo agarrarlo bien!

Qué es un lápiz

El origen de la palabra lápiz, nuestro importante material de dibujo, proviene del latín “lapis”, que significa “piedra”. Un lápiz es una herramienta de escritura y dibujo, que consiste en un cilindro generalmente de madera, que guarda en su centro, una mina de grafito.

Con esto, podremos tomar el cilindro y desplazar la punta afilada de su mina sobre una superficie plana, generalmente de papel o tela, esto dejará un trazo marcado, donde dará nacimiento a nuestros dibujos y escritura. Muchos somos los profesionales que vemos el lápiz como nuestra herramienta predilecta, desde arquitectos, escritores, dibujantes, científicos. Tantos vemos en el lápiz un instrumento noble de creación.

No sólo expertos, también niños y niñas en sus escuelas y hogares ven en el lápiz un amigo divertido y confiable, con el que crearán y cultivarán su imaginario.Según la Real Academia Española (RAE), el término también es usado para nombrar varias sustancias minerales usadas para el dibujo.

Su creación se encuentra en el siglo XVII, cuando pobladores ingleses encontraron un deposito de grafito que usaron para marcar sus ovejas. Desde entonces se contiene el material en cilindros de madera, fabricados por los italianos de la época, dando origen al lápiz. Tiempo después se incorporaron más elementos como la goma de borrar, que permite eliminar el trazo marcado, lápices de colores, y durezas distintas para la densidad del trazado y la suavidad del mismo.

Por qué es importante agarrar bien el lápiz

La motricidad fina se desarrolla desde la infancia por presión pinza, el movimiento inicial, fundamental para sujetar el lápiz. Con el paso del tiempo, la experiencia y los conocimientos adecuados, la habilidad de escribir y dibujar correctamente se perfeccionará.

Algunos niños y niñas presentan dificultades para agarrar bien el lápiz por;

  1. Dificultades en la motricidad fina.
  2. Deficiente coordinación óculo manual.
  3. Maneras incorrectas de sujetar el lápiz, tensando los músculos, cansando los dedos, muñecas y mano, y dificultando el proceso de escritura y dibujo.
  4. Trastornos, tensión excesiva en el hombro, posturas inadecuada.
  5. Podría haber causarse por dispraxia y disgrafía, se debe tener asesoramiento médico para estos casos.

Cuando los niños y niñas tienen maneras inadecuadas de agarrar el lápiz, esto se convierte en una costumbre difícil de corregir, tanto para padres y madres como maestros y maestras en general. Algunos adultos también sostienen de manera inadecuada el lápiz ignorando las formas correctas. Aprender a sostener el lápiz correctamente es más difícil de lo que parece. Se necesita una buena motricidad fina, equilibrio y buena precisión de fuerza.

Para ayudarnos en el proceso de aprendizaje podremos utilizar adaptadores simples y adaptadores ergonómicos para lápiz, también, en Dibujar Online te presentamos maneras y una guía definitiva para aprender a sujetar el lápiz correctamente.

Un buen ejercicio para mejorar es agarrar un objeto como una pelota para acostumbrarse al agarre de trípode.

Ejercicios para controlar y agarrar adecuadamente el lápiz

Asegúrese de tener un lápiz bien afilado y haga estos ejercicios mientras calienta para dibujar.

  1. Entrena tu hombro rellenando una página con curvas, círculos y líneas rectas.
  2. Entrena tu coordinación mano y ojo dibujando ocho puntos y conéctalos con líneas rectas.
  3. Dibuja cuatro puntos y conéctalos con una elipse. ¡La práctica hace al maestro!
  4. Practica controlar el grosor de la línea dibujando curvas y rotando la mina del lápiz para cambiar el grosor de la línea.
  5. Practica el sombreado limpio dibujando un cuadrado de seis por seis (6 x 6 cm) y rellénalo con tono uniforme.

Forma correcta de agarrar el lápiz

Agarre de trípode

Este método consiste en sostener el lápiz con los dedos pulgar, índice y medio, como cuando escribimos. Este agarre es más cómodo para usar la punta del lápiz. No es práctico para usar el lateral de la mina. También es cómodo controlar con los dedos para dibujar líneas precisas, y muy pequeñas. Por lo tanto, es bueno para trazos pequeños y líneas delgadas que son uniformes en peso.

Saber sostener un lápiz de manera adecuada es un aspecto muy importante en el proceso de aprender a escribir, y dibujar. La técnica del agarre de trípode nos permite utilizar los dedos, índice, medio, y pulgar, con el objetivo de sujetar el lápiz con el mayor control para una precisión óptima de su punta y trazado. Saber cómo sujetarlo de manera adecuada nos permite practicarla y convertirlo en algo intuitivo para mantener siempre una buena postura de manos y posición.

1. Es importante conocer la postura correcta del cuerpo para aprender el agarre de trípode. Primera siéntate apoyando lo pies firmemente en el suelo, es también importante mantener una postura de espalda recta, para evitar dolores musculares y dañar la propia columna, y de adoptar malas posturas por costumbre, un espaldar recto siempre te ayudará en esto. La silla debe ser corta para poder posar firmemente sobre el suelo los pies. La buena postura de espalda es un buen hábito que debemos aprender desde nuestra infancia.

2. En la técnica del trípode debemos crear un triángulo para sostener el lápiz. Este triángulo se construye sujetando entre el pulgar, medio, y el índice, manteniendo el lápiz en un ángulo de cuarenta y cinco grados. Con el agarre de trípode podrás desarrollar un dibujo mucho más preciso, y crear líneas más pequeñas y detalladas.

3. Para obtener un mayor control, la punta de tu dedo índice debe posar en la parte superior del lápiz, ayudándose del pulgar. Debes sostener el lápiz con estos dedos a manera de pinza, pero con suavidad, sin apretarlo. Sostenerlo lo más cerca posible de la punta ayudará en un resultado prolijo de la línea y el dibujo

4. Cuando el dedo medio soporta el lápiz, mientras lo sostienes con el pulgar y el índice, aprieta con delicadeza los dedos sobre el lápiz y comienza a dibujar. Debes tener presente que el dedo medio es el guía de la técnica de agarre de trípode. Con el dedo medio, podrás cambiar el ángulo de este y modular la dirección de las líneas.

5. Apoya el lado lateral de tu palma sobre la superficie de la hoja. Las almohadillas de los dedos meñique y anular deben apoyarse también sobre la hoja, soportando el peso de la mano y asegurando la mayor movilidad posible. Es recomendable usar un papel puente, es decir, un trozo de papel o tela bajo tu mano para evitar la suciedad del grafito sobre la hoja, especialmente si eres zurdo.

Cómo agarrar el lápiz bien

Es importante tanto para niños y niñas como adultos, saber que la manera correcta de agarrar un lápiz es ejerciendo fuerza y presión en el dedo medio, y no en el dedo índice, como se suele pensar.

Manera incorrecta de presionar el lápiz
Manera correcta de presionar el lápiz

Cómo agarrar el lápiz para pintar y dibujar

Tu mano debe estar relajada con los dedos y el pulgar sujetando ligeramente el lápiz. Todavía puedes usar la punta del lápiz de una de las dos maneras. Si dibujas en una superficie horizontal como una mesa, simplemente dobla un poco la muñeca hacia adelante. Si dibujas en una superficie vertical, como una almohadilla que descansa sobre sus rodillas o un caballete, puede voltear la muñeca para usar la punta. Junto con la punta, el agarre por encima de la mano te permite usar el lado, que es mucho más versátil que la punta. Puedes obtener líneas suaves gruesas, líneas finas y una transición entre los dos.

Agarre de lápiz para dibujar y pintar bien

Controlando adecuadamente el Lápiz

Desde la escuela primaria estamos acostumbrados a usar el lápiz para escribir. Ya que la escritura solo requiere nuestra muñeca, tenemos décadas de memoria de músculos desarrollada para manejar el lápiz con nuestras muñecas. Aunque no tiene nada de malo usar nuestra muñeca, cuando tiene sentido, nos limitaríamos a nosotros mismos si no fuéramos más allá de la muñeca. La muñeca sirve bien para pequeños golpes y detalles.

Está bien usar la muñeca y sujetar el lápiz con el trípode para obtener detalles más pequeños, pero ten cuidado con esto.

Como el uso de tu muñeca no permite trazos más largos, terminamos dibujando un montón de líneas cortas para crear una línea más larga. Esto puede ensuciarse y puede terminar con líneas imitando un pelaje.

El hombro y la muñeca para controlar el lápiz

El hombro sirve bien para golpes cortos y largos. Es mucho mejor para líneas estables y líneas gestuales fluidas.

Tu hombro proporciona un mayor rango de movimiento que tu muñeca. Entonces, cuando dibujes formas más grandes, líneas curvas, usa tu hombro. Esto es especialmente útil para dibujar gestos. Una vez que necesites agregar algunos pequeños detalles, puedes cambiar al agarre del trípode.

Es importante agarrar correctamente el lápiz para pintar y dibujar

Sostener el lápiz con la mano te permite usar el lado lateral de la mina del lápiz, cuando se afila correctamente, esto le permite obtener tonos más grandes y cubrir mayor área sobre el papel. Si presionas ligeramente y colocas un trazo sobre otro, puedes obtener gradaciones suaves y sustanciosas.

Cómo agarrar el lápiz para sombrear

Puedes desplazar el lápiz hacia adelante o hacia atrás para controlar el grosor y la calidad del borde de la línea. Use el área más cercana a la punta para obtener una línea más delgada y delgada y use el centro para una línea más gruesa y suave. Además, puedes cambiar el ángulo de su trazo para controlar el grosor de la línea. Trazar perpendicularmente a la longitud del lápiz crea una línea gruesa como acabo de mostrar. Al tirar del lápiz hacia abajo, paralelamente a la longitud del lápiz, se crea una línea delgada. Así que no necesitas usar la punta.

Con un ligero giro de la muñeca mientras está tirando del trazo, puedes crear una línea que cambie de delgada a gruesa.

Esta variación en el grosor de la línea añade una buena dinámica a nuestros dibujos. Es como usar un bolígrafo de caligrafía en lugar de un bolígrafo convencional.

La combinación de un agarre sobre la mano y el uso de su hombro permite el mayor rango de movimiento y tipo de línea. La mayor parte del dibujo se puede hacer de esta manera.

Memoria muscular

Cuando empezamos a sostenerlo así, se siente raro porque no tenemos un buen control de nuestro hombro. Solo hemos practicado usando nuestras muñecas para escribir y dibujar. Necesitamos entrenar nuestro hombro. Es como practicar deportes. Repite el movimiento tantas veces hasta ser algo intuitivo.

“La memoria muscular es una forma de procedimiento que implica consolidar una tarea motora específica en la memoria a través de la repetición. Cuando un movimiento se repite a lo largo del tiempo, se crea una memoria muscular a largo plazo para esa tarea, lo que eventualmente permite que se realice sin esfuerzo consciente. Este proceso disminuye la necesidad de atención y crea la máxima eficiencia dentro del motor y los sistemas de memoria”.

Entonces, al principio, dibujar de esta nueva manera es una distracción. Nuestra mente debe concentrarse en mover el hombro correctamente en lugar de tomar decisiones sobre el dibujo. Combate la tentación de volver a usa tu muñeca como trípode, a medida que desarrollas la memoria muscular, no necesitarás pensar en ello y usarás el lápiz como un profesional del dibujo.

Ejercicios

Comienza a entrenar tu hombro rellenando páginas de curvas, círculos y líneas rectas. Dibuja dos puntos y conéctalos con una línea recta para entrenar la coordinación ocular de tu mano. También puedes dibujar cuatro puntos y conéctalos con una elipse. Intenta hacer bocetos rápidos en las líneas primero practicando el movimiento antes de hacer contacto con el papel. Este es un gran calentamiento antes de comenzar tu sesión de dibujo.

También puede practicar controlar el peso de tu línea cambiando sus curvas de delgada a gruesa. Dibuja un tramado uniforme dentro de un cuadrado de seis por seis pulgadas.

Ayuda sombrear solo en los trazos hacia abajo y levanta el lápiz del papel en el camino de regreso.

Concéntrate en mantener la distancia de carrera y la presión constante.

Estos son muy buenos ejercicios para la estabilidad de las manos y la sensibilidad a la presión. Si terminas con líneas oscuras y claras, significa que la distancia o la presión de tu golpe son inconsistentes. Y recuerda, un lápiz bien afilado ayuda mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *